Conversaciones con el Maestro

  • ¿Maestro? ¿Cuál de todas las virtudes es la principal que debemos desarrollar?
  • La Generosidad
  • ¿La generosidad Maestro? ¿Por delante de la Fe, la Esperanza, la Humildad, Alegría, Amor, Bondad, Compasión, Sinceridad o la Valentía?
  • Sí, la Generosidad… porque aquel que es generoso de corazón lleva en él y transmite todas las virtudes.
  • ¡No lo entiendo Maestro! Pienso que la Generosidad es la más nimia de todas, la menor de ellas. El mundo entero vanagloria a aquel que demuestra Valentía, sigue los pasos sin vacilar del que demuestra Sinceridad o Humildad, busca incansablemente el Amor y la Alegría… pero a los generosos… ummmm…. se aprovechan o se ríen de ellos,  muchos pasan por la vida sin ser conocidos ni reconocidos…. No, no lo entiendo Maestro, cómo la Generosidad puede ser la más importante
  • Ver, Sentir, Oler, Oir y Palpar, son los sentidos que utilizamos para conocer el mundo, pero…. Pocos ven, sienten, huelen, oyen y palpan la verdadera Vida.

Ven, a través de los condicionamientos

Sienten, por lo marcado por otros

Huelen, sin identificar los aromas

Oyen, lo que sus oídos desean oir y

Palpan, externamente, en vez de impregnar sus poros hasta llegar al rincón más íntimo de su alma

  • Maestro, cada vez lo entiendo menos, ¿qué tiene que ver cómo conocemos el mundo con las Virtudes?
  • Todo….

Vanagloriáis al valiente, bien…. Pero os ciega lo que creéis que significa la palabra Valentía, condicionados por lo visto, oído o enseñado por otros

Seguís sin vacilar al sincero o humilde. ¿Qué os hace pensar que lo que oís o sentís con esas personas es real? ¿Cómo verificáis esa Sinceridad y Humildad si ni siquiera domináis lo que sentís, u oís?

Buscáis incansablemente a aquel que os entrega amor y alegría, pero vuestro tacto sólo llega al envoltorio, incapaz de adentrarse en la pureza real de ambas virtudes

  • Maestro… entonces… todas las virtudes que vemos en otras personas ¿son falsas?
  • No, las virtudes no son verdaderas o falsas, las virtudes SON

Las personas son las que pueden llevarnos a identificar características humanas como virtudes desarrolladas y colocarlas en lo más alto de nuestra balanza, y a la vez, otras virtudes quizás menos sorprendentes o atrayentes, menospreciarlas, hacer mofa de ellas y dejarlas en el olvido

  • Ahora empiezo a comprender Maestro. ¿La Generosidad es la gran olvidada y desvalorada?
  • Así es…

Siendo ésta la que enlaza todas

Aquel cuya vida la basa en la Generosidad… inevitablemente su alma y su ser se engrandecen con todas las demás virtudes.

El generoso cree sin dudarlo en lo que hace, es una Fe que mueve montañas

Con todo aquello que da, sea su tiempo, sus conocimientos, su alegría, su compasión… crea en el receptor un halo de Esperanza

No puede dar sin esperar nada a cambio, sin sentir un verdadero Amor hacia el prójimo

El más humilde de todos siempre es aquel que vive con Generosidad,  pues es conocedor de las carencias de su alrededor y desea optimizarlas

No puede entenderse la Generosidad sin la unión de otras dos virtudes, la Bondad y la Sinceridad, anexionadas a ella formando un todo. Pues sólo un corazón bondadoso puede entregar con una sinceridad sin mella

  • ¿Maestro? ¿Y la Valentía? ¿Es parte también de la Generosidad?
  • Sin duda…

Hay que ser muy valiente para practicar la virtud de la Generosidad en este mundo… Un mundo que desconfía del que da sin pedir, que lo critica por sus propias mezquindades como la envidia o los celos, un mundo que teme al generoso porque deja en evidencia los egoísmos del resto… Un mundo que no reconoce a los que anónimamente tienen como su virtud de vida LA GENEROSIDAD

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *